Responsabilidad Civil General

Éste cubriría tanto a los integrantes de la familia como a sus animales domésticos, siempre que no pertenezcan a razas declaradas como peligrosas. No obstante, es importante mencionar que hay coberturas que, si dispones de un seguro de hogar, pueden coincidir. Por tanto, estarías pagando de más sin que esto supusiera una mejor protección. Para evitarlo, nuestra recomendación es consultarlo con nuestros asesores personales.

¿Qué es la Responsabilidad Civil general?

Según nuestro Código Civil, “Quien por acción u omisión causa daño a otro interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado. No sólo por actos u omisiones propias, sino por las de aquellas personas de quienes se deba responder, salvo que prueben que emplearán, en este caso, toda la diligencia para prevenir el daño”.

Para poder adaptar tu seguro necesitamos que rellenes el siguiente cuestionario

¿Por qué necesito un Seguro de Responsabilidad Civil General?

Todos podemos ocasionar un accidente. Estamos expuestos constantemente a demandas por errores del día a día que no siempre podemos controlar.

Estarás protegido frente a reclamaciones. Quedarán cubiertos los perjuicios económicos, personales y materiales que ocasionen tus acciones u omisiones durante el desarrollo de tu actividad profesional.

Tus gastos legales estarán cubiertos. Contarás con la garantía de que los honorarios profesionales para la defensa, los gastos judiciales o extrajudiciales, las costas y las fianzas judiciales estarán cubiertos.

¿Qué tipo de daños cubriría el Seguro de Responsabilidad Civil General?

  • Corporales. Referentes a la integridad física de una persona. Gastos médicos, lesiones etc.
  • Materiales. Destrucción, deterioro o pérdida de objetos y animales.
  • Indirectos. Daños patrimoniales derivados de perjuicios corporales o materiales.

¿Quiénes pueden necesitar un Seguro de Responsabilidad Civil General?

Aunque siempre es recomendable contar con esta póliza, quienes más a menudo suelen recurrir a esta contratación son los siguientes:

  • Padres o tutores que tengan menores de edad bajo su tutela
  • Dueños de animales de compañía.
  • Propietarios de viviendas en alquiler.
  • Personas que practiquen un deporte como aficionados.
  • Familias con personal doméstico a su cargo.
  • Personas que viaje por Europa por motivos turísticos o de estudio de los menores.

Ejemplos prácticos en los que necesitarías contar con este seguro:

  • Atropellar a un peatón que cruzaba por un paso de cebra.
  • Perder documentos importantes que se encontraban en la casa de un amigo o familiar.
  • Ocasionar daños físicos involuntarios con un balón mientras jugabas en la calle.